jueves, 19 de marzo de 2015

Ideas para colgar tus collares y pendientes



Hoy os traemos un post sobre artículos que puedes hacer tú misma para colgar tus complementos. No vamos a descubrir América, ya que existe mucha información sobre esto en la red, pero nos apetecía recopilar unas cuantas ideas y compartirlas contigo.




Hemos visto que pueden servir un sinfín de cosas que están a nuestro alrededor, desde cubiteras, cuberteros, jaulas decorativas, expositores de dulces, cuencos de cristal, ramas, botellas, marcos, corcho, perchas...¡hasta raquetas de tenis! ¿Dónde los cuelgas tú?

Hace años nos inventábamos cosas para usar como expositores. Uno de los primeros "apaños" que hicimos para este fin, fue un marco de fotos transparente de metacrilato (tamaño 10 x 15 cm.)  de esos que tienen doble capa y al que le metes la fotografía en medio. Se corta la parte de atrás (se lima el borde de arriba bien para que no corte),  y se le hacen pequeños agujeros donde se colgarán los pendientes. No podemos enseñarte ninguna foto del mismo, pues no sabemos dónde acabó.

Era más o menos como este:

Foto: mardetalls.com

Quedó rudimentario, pero sirvió durante años. Los agujeros se pueden hacer con un pequeño punzón calentado previamente para fundir el metacrilato.


Otra opción muy económica y que podrías hacer tú mismo, es un corcho enmarcado al que se le clavan pequeñas puntillas que servirán de perchas para tus pendientes o collares. Muchos artesanos utilizan esta modalidad para presentar sus artículos en mercadillos y tiendas de bisutería, y la verdad es que es una forma muy económica y útil de tener un buen expositor de abalorios. Si usas dos del mismo tamaño y le colocas unas visagras en el lateral de unión, y un cierre en el lado opuesto, puedes cerrarlo y trasportarlo. Aquí te enseñan cómo hacer uno.

Fuente: decoradecora.com
Creo que todas en nuestra juventud los hemos colgado en cosas parecidas. Los dejábamos caer en marcos de cuadros de nuestra habitación o, si has tenido un cabecero de forja, seguro que usabas los salientes para colocar los collares.

Lo ideal es que, uses lo que uses, lo customices a tu gusto. Puedes forrar el corcho con una bonita tela o bien pintar el marco del color que mas te guste o incluso pintar el corcho. En el caso anterior han elegido puntillas, pero se pueden también utilizar pequeños colgadores adhesivos o incluso tiradores de cajones o pomos.

Fuente: toxinos.com


En pinterest encontramos un marco de espejo hueco para colgarlos. Poniéndole varias tiras de encaje o ganchillo a lo largo del mismo, obtienes un práctico colgador que además decorará la pared donde lo coloques dando un toque romántico a la habitación.

Fuente: Pinterest
Ordenar tu bisutería en un cubertero de madera puede servirte también. Se les clavan unas puntillas donde queramos que vayan colgados nuestros complementos, o bien se le pegan pequeños colgadores de plástico. En el caso que te enseñamos a continuación está pintado de blanco, pero tú puedes hacerlo del color que quieras o bien forrarlo de tela o de papel con la técnica decoupage (esta última opción seguro que queda ideal). Otro día hablaremos sobre esto.
En este caso, el cubertero es fácil de encontrar, es de Ikea.

Fuente: thelovelyblogbylaura.com

Y todavía más sencillo y útil para las pulseras es reciclar botellas. ¡Qué fácil y qué chulo!

Fuente: decoratrix.com

¿Y esta idea? Utilizar un rallador (también es de Ikea). Pues nunca lo habíamos pensado, pero ¡¡lo vemos genial! Si te decidieras por esta opción, no te olvides de lijar muy bien la superficie de los agujeros para que no corten al coger el colgador. También debes usar una imprimación antes de pintarlo, como bien nos explican en la página dónde los hemos visto. En la leyenda tienes el enlace.


Fuente: millaveallen.com

Y ya por último, te queremos mostrar esta idea que, además de baratita, es de lo más original. Sólo tienes que coger ramas, limpiarlas, lijarlas bien, unirlas con alambre (los hay de colores por lo que si lo ponéis marrón pasará desapercibido) y o bien puedes colgarlo en la pared de la habitación, o bien colocarle un soporte para mantenerlo en pie.  Aquí tienes el tutorial sobre cómo hacerlo.

Fuente: Gadora

Y para terminar, nos gustaría enseñarte una manta que tenemos para transportar nuestros abalorios
Si lo cuelgas en la pared, también puede servirte para tenerlos siempre a mano. 
Otro día con ayuda de una mamá-abuela especial para nosotros, haremos un tutorial sobre su realización :)




La única pega que le vemos a tener la bisutería así expuesta, es que el maldito polvo puede estropear nuestros pendientes. Por ello, no te olvides de pasarle un plumerillo de vez en cuando....

¿Por cuál te decidirías tú? ¿Tienes alguno hecho por ti en tu habitación? Cuéntanos ...






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te gusta lo que lees, dinos algo ¡venga! Y si no te gusta, también. Comparte tus opiniones con nosotros! :)